5 de marzo de 2014

Martha la mala madre

Martha la mala madre no paraba de traer hijos al mundo. Uno tras otro, su cuerpo no paría: escupía los bebés que concebía con cualquiera. Por lo general los creaba con algún borracho conquistado sin esfuerzo a la salida de la taberna, o con algún viajante, o (con los que eran de su preferencia), jovencitos ansiosos por debutar en el amor.
No era que ser madre lo llevara en el corazón, pero tampoco era maldad. Solamente le fascinaban las plantas. Si, así es. Y esto tiene todo el sentido del mundo.

Saliendo de la muralla del reino, al otro lado del río, en una cueva húmeda y oscura, descansaba el Dios del Bosque. Martha lo había descubierto una vez, mientras buscaba la flor más hermosa del reinado, tarea que hasta en ese entonces le parecía imposible.
 Ese día, el Dios del Bosque dormía una siesta, la cual fue interrumpida por una Martha de trece años de edad. Ella lo reconoció enseguida, pues había visto decenas de ilustraciones en los libros donde se escribían la historia de su reino y de todos los reinos, desde el inicio de los días. Sin dudarlo un instante, la pequeña le reprochó:

-       Perdone la molestia, mi Dios el Bosque, pero ¿por qué en vez de holgazanear no creas flores más bonitas? Ya he recorrido todos los alrededores del reino y no doy más que con pálidas margaritas.

El Dios el Bosque, sorprendido pero no incómodo, le respondió:

- Martha, me he estado ocupando en crear plantas medicinales para la gente del reino. Los pájaros me cuentan que cada vez hay más enfermedades que no encuentran cura, por lo que trabajo en las plantas indicadas para tratarlas. Quizás no sean muy hermosas, y algunas hasta tengan espinas, pero ¿no te parece suficiente? ¿Qué deseas? ¿Tienes alguna falta o necesidad urgente en particular para venir hasta aquí a reprocharme que no realizo bien mi deber?

- De hecho, si mi señor. Necesito colores en tus flores, y formas nuevas también, pero sobre todas las cosas, colores. Mi alma no encuentra sosiego observando las que ya existen.

-Verás, Martha, ya estoy viejo y no puedo salir de aquí. El encierro y la poca luz no me dejan ir por inspiración. Me gustaría darte colores y flores nuevas nunca vistas en otras tierras, pero si quieres que te de mis hijos, deberás darme a cambio los tuyos, y en ellos me inspiraré. A la vida la genera la vida, lo sabes. Si entiendes lo que significa esto, y lo aceptas, vete ahora y aquí estaré cuando regresen.

Martha quedó pensativa unos instantes, observando la cansada mirada del Dios del Bosque. Respiró hondo y de un momento a otro, estaba caminando de vuelta en dirección al río y hacia la entrada del reino.


Que Martha fuera una mala madre ahora es un tanto relativo. ¿Qué podría ella hacer? Si le fascinaban mucho más las plantas y las flores. 

2 comentarios:

  1. Me gustó bastante el cuento. Amo el enfoque que se le dio, no sabría cómo explicarme. Lástima que pequeñas y subvaloradas joyas no tengan los comentarios ni los reconocimientos que se merecen.
    Saludos :3

    ResponderEliminar
  2. Muy profundo el mensaje y que poco el ser humano le da al boeque ""sus hijos""" pero que mucho se los quitamos. ME ENCANTO

    ResponderEliminar